miércoles, 29 de octubre de 2014

Donación de leche en el 12 de Octubre


Conocí el banco de Leche Humana gracias a este post de Suu. Me gustó lo que leí, me quedé con la idea, pero tengo que ser sincera, la donación de leche no era mi prioridad ni durante el embarazo ni tras el parto. 

Los principios de nuestra lactancia ya los conté, no tuvimos ni grietas ni mastitis pero si dolor, mucha irritación, alergia y obstrucciones. La primera llegó al cabo de un mes aproximadamente, conseguí solucionarla en unas 24 horas. Justo a las 6 semanas tuve otra bastante más fuerte, me dolía incluos al mover el brazo y me duró 2 días. Para resolver una obstrucción vienen bien el calor, los masajes y sobre todo que el bebé mame para deshacerla, pero a PF no le daba para mamar todo lo que yo necesitaba para quitarme la que tenía ahí armada. Así que me tuve que extraer. 

Mi primera extracción fueron unos 50ml que congelé para hacer la prueba de la lipasa. Pocos días antes de empezar a trabajar decidimos probar a darle en biberón, para ver si era una solución durante las horas que yo pasaría fuera. Es bien sabido que PF si hubiera podido nos hubiera hecho una peineta, no quiere el biberón ni en pintura. 

Bien, extraerme no me servía de absolutamente nada porque por mucho que hiciera un banco de leche, estaba claro que PF no se la iba a tomar (probamos varias veces, nunca hubo manera). Pero con el tema obstrucciones a mi de vez en cuando no me quedaba más remedio que extraerme. Y esos 60, 80 en ocasiones hasta 150ml acababan cayendo por el desagüe, cosa que me daba una rabia horrible. La solución más práctica? Hacerme donante. 

Busqué el post de Suu, consulté los requisitos y los horarios y allá por principios de agosto, Tarek, PF y yo nos pasamos por el banco de leche. Nos explicaron en que consistía todo, las medidas de higiene a la hora de extraer, me hicieron un análisis de sangre, me prepararon una bolsa con todo el material, y al cabo de un par de días tras recibir los resultados de los análisis, me confirmaron que podía donar. Empecé a extraer y a congelar, y de momento la experiencia está siendo la mar de satisfactoria.

Que necesita una mujer para ser donante? Pues lo primero, tener tiempo para extraerte y ganas. En segundo lugar se necesitan unos hábitos saludables de vida, NO fumar y tener un consumo muy esporádico o nulo de alcohol, bebidas con cafeína, etc. El test de sangre confirmará que no tenemos ninguna enfermedad contagiosa, y por ese lado ya está todo resuelto. He leído en algún sitio que solo se permite donar durante los 6 primeros meses de la lactancia pero eso NO ES CIERTO. Mientras dure la lactancia o se tenga leche, se puede donar. 
En cuanto a las dudas sobre si por extraer nuestro bebé se va a quedar con hambre, recordar que la producción de leche materna depende de la demanda, así que al contrario, vuestro bebé se verá beneficiado. 

Cuales son las medidas de higiene que se deben tomar a la hora de extraerse? En primer lugar, un buen lavado de manos (yo además por el tema psoriasis, me extraigo con guantes, pero eso es cosa mía). Por otro lado, ponernos una mascarilla y una redecilla en el pelo para evitar contaminaciones. El extractor también hay que esterilizarlo antes y secarlo con una toalla de papel. 

Hay una cantidad mínima para donar? No, cualquier cantidad es bienvenida. Yo por diferentes circunstancias he llevado solo 3 botes en alguna ocasión, o hasta 8-9 en otra, y siempre me han recibido igual de bien. 

Que material nos da el banco de leche? El banco de leche nos entrega una bolsa que contiene:

- Botes de cristal esterilizados para almacenar la leche extraída. 
- Mascarillas y redecillas para el pelo. En mi caso también me dan guantes. 
- Pegatinas con nuestro nombre para etiquetar los botes, en las que tenemos que rellenar la fecha y la cantidad extraída. 
- Bolsas Quick Clean de Medela para esterilizar el extractor (cada bolsa se puede usar para 20 esterilizaciones)
- Una bolsa de frío para transportar los botes
- Cuando vamos a entregar los botes, nos dan un ticket válido por una hora de parking. 

Donde está y que horario tiene? El banco de leche está en la planta baja del edificio de maternidad del Hospital 12 de Octubre. El parking más cercano es el del Helipuerto (el ticket que nos dan solo vale en ese parking). Está abierto de lunes a viernes de 8 a 17h. Fuera de ese horario se puede entregar la leche en el servicio de Neonatología, pero hay que llamar antes para que nos preparen el material que nos tengamos que llevar (si necesitamos botes, pegatinas, etc). Si queréis más información, esta es la web

Tras 3 meses como donante, solo puedo recomendarlo a toda aquella que quiera y pueda. Por mi parte he dejado de tener obstrucciones porque en cuanto me noto el pecho más cargado me extraigo, no he tenido ninguna desde entonces. Y por supuesto está la satisfacción de saber que esa leche que yo de otra manera tendría que tirar, sirve para ayudar a un montón de niños que lo necesitan. 

Y tu, has donado leche o te lo has planteado en algún momento?

lunes, 27 de octubre de 2014

Madre (viajera) al borde de un ataque de nervios


Imagen super idílica (pero a mi no me engañan!) sacada de guiaparapapasnovatos.wordpress.com 

Hace muchos meses escribí una entrada contando mis aventuras mañaneras, y dejé caer que en Octubre os contaría a donde iba esa mañana en la que PF decidió usar mi ropa de pañal. Pues bien, ya estamos en Octubre, desde hace un buen rato de hecho. 

Esa mañana iba a una sesión de fotos para una campaña sobre Psoriasis en colaboración con Acción Psoriasis y una empresa farmacéutica. Si, soy la única loca a la que se le ocurre aparecer en fotos a las 6 semanas de parir, tras un embarazo en el que engordé 25 kilos, sin pasar por la pelu ni por una mera depilación de cejas, y con el pelo resultante de una ducha exprés 10 minutos antes de salir de casa. Valiente soy un rato, no me lo podéis negar. 

Si la locura transitoria hubiera acabado ahí, vale. Porque oye, el fotógrafo era la leche y con esta materia prima hizo muy buen trabajo. Pero semanas después, recibí otra llamada de Acción Psoriasis: "Oye mira, que el día 29 es el día internacional de la Psoriasis y la farmacéutica te invita a la presentación de la campaña, para que hables un poco de tu experiencia. Por cierto, es en Suiza." 

Ya decía mi madre que yo desde mi más tierna infancia siempre me he apuntado a un bombardeo. 30 años y sigo igual, que le vamos a hacer.  Me acordé de esa madre llevando a su bebé al parlamento europeo y pensé que si ella se puede, yo también. 


Resumiendo, que mañana PF y yo nos vamos a Suiza. El planazo incluye viaje en avión, cena en restaurante guay, hotel, y al día siguiente presentación y charlas. Mola eh?

Que si, que me apetece un montón. Pero solo me dan miedo un par de cosillas tales como:

- Que tal me voy a manejar sola con un bebé para coger un avión

- Si los pasajeros de mis transportes varios no me acabarán tirando por la ventana cuando PF salude a todos con sus gritos de delfín. 

- Que el taxista no me abandone en medio de la ciudad cuando PF se ponga a llorar en el coche

- La cena en todas sus variantes. Porque PF puede ser un santo o armarla. 

- Sacarme la teta en todos lados. En el taxi, en la cena, en la presentación, en el avión.... Que no es por pudor, es por tanta historia de miedo ya leída. 

- Conseguir ducharme sin nadie que me vigile al enano. 

- Llegar a todos los sitios sin vómito en la ropa. 

- No perder el avión de vuelta

- No morir de un ataque de nervios

- Si mi brazo aguantará los 9 kilazos del enano sin padre al que enchufárselo. Bendito Mei Tai. 

Y podría seguir la lista hasta el infinito, pero ya entraríamos en cosas como que el avión traiga un paciente con ébola, o que haya un tornado en Suiza, o que me encuentre a medio gobierno en el viaje y de la exclusiva de mi vida (dado el destino, altamente posible). Si, se me va la cabeza, lo se. También se que es un bebé y que se comporta como tal y el resto del mundo debería entenderlo, pero el "resto del mundo" es un concepto que admite demasiadas variantes.

En fin, que todo esto era para pediros que 

A) Me contéis todos los trucos habidos y por haber para viajar con un bebé de 5 meses. 
B) Recéis por mi, me encendáis velas o lo que os de la gana. Pero en cantidades industriales. 

Os he programado un post para el miércoles que tenía ganas de publicar hace tiempo. Por lo demás, a la vuelta os cuento. 

jueves, 23 de octubre de 2014

Elementos para mantener la cordura II: El colecho


Que si en el primer capítulo os contaba como el porteo hizo mi vida mucho más fácil (cada día soy más adicta, le haría un monumento a mi Mei Tai) esto del colecho ya directamente me salva la vida. Sin colecho dormiría muchísimo menos y yo sin horas de sueño no valgo un duro.

Desde el embarazo tuve claro que PF dormiría con nosotros, en su cuna sidecar. Me parecía lo más práctico, tanto para él como para mi, él no se sentiría solo por las noches y yo no me tendría que levantar para darle el pecho. Tras leer "Dormir sin lágrimas" de Rosa Jové ya me reafirmé totalmente en mi idea. Compramos una cuna en Ikea (bastante barata) y Tarek la adaptó para convertirla en una cuna colecho para nuestra cama. Le puse sus sábanas, su móvil con luces y música y ahí se quedó, esperando la llegada del enano.

La primera noche en el hospital lo tuve claro. Yo no podía dejar a esa cosita pequeña sola en una cuna toda la noche, sentía que tenía que seguir vigilándole, y sobre todo, que si no le había soltado en todo el día, no podía hacerlo durante horas por la noche. Por suerte, las camas de Torrejón tienen barreras, así que ambos dormimos juntos las 2 noches. La cama era estrecha y el cuerpo me dolía una barbaridad de no cambiar de postura, pero sobrevivimos.

Al llegar a casa obviamente la cosa mejoró porque teníamos más espacio. Las noches duras del principio de la lactancia, en las cuales me tenía que incorporar para darle porque si le daba tumbada me dolía, los despertares cada hora con toma en medio... creo que sin colecho me hubiera vuelto loca, porque al menos de vez en cuando pillábamos una noche buena y alguna toma me la pasaba dormida.

Durante el día de vez en cuando intentábamos meterle en la minicuna. Salvando alguna excepción, creo que generalmente no duraba más de media hora dentro. Ese tiempo se fue acortando hasta el punto de despertarse en cuanto tocaba el colchón. En nuestra cama la cuna sidecar prácticamente solo nos servía de barrera porque PF dormía en nuestra cama pegado a mi. Alguna vez intenté dejarle sobre su colchón pero idem, a los 20 minutos me estaba buscando. Sin llegar a despertarse, me tumbaba junto a él, se enganchaba y hala... a dormir, y yo con él. El peque lo había dejado claro, el duerme estupendamente pegado a sus padres.

Habrá quien piense que le estamos malcriando, que así no se duerme, que le estamos haciendo dependiente, que le estoy malacostumbrando al dormirle con la teta... pero es que el invento nos va la mar de bien. De noche duerme unas 10 horas (cuando tenía 3 meses se dormía 12 del tirón con tomas en medio, una maravilla), luego unas 2 horas de siesta que se han llegado a extender a 3 y media, además de microsiestas sobre todo por la mañana. Por la noche y durante la siesta tengo que estar yo al lado, se va enganchado y así va durmiendo muchísimo más. Es cierto que a mi a veces me frustra, porque podría utilizar ese tiempo para hacer otras cosas, pero aprovecho para descansar o leer. En las siestas a veces me levanto, me tomo un té o hago lo que tenga que hacer, y cuando veo que se empieza a mover vuelvo corriendo a su lado para que duerma un poco más. Resumiendo, el descansa más y duerme más horas seguidas, hace sus tomas sin despertarse, yo consigo dormir un número decente de horas seguidas, y cuando no duermo, al menos me obliga a tumbarme y descansar. No es perfecto, pero a nosotros nos va bien.

A veces nos da miedo que dependa de la teta para dormir, pero es que en el Mei Tai o en la bandolera también se duerme estupendamente cuando yo no estoy. Incluso en el carrito si le da sueño, así que creo que de momento tenemos pillado el truco para poder solucionar el tema sueño tanto con teta y colecho como sin ello.

No todo es tan ideal, a mi a veces me cuesta mucho conciliar el sueño si me despiertan en medio de la noche. La mayoría de las noches de 4 a 6 me lo paso leyendo blogs, porque me despierto durante la toma y PF se duerme, pero yo no. Hace un par de semanas me desperté a las 2:30 de la madrugada y ya no dormí más, obviamente pasé el día arrastrándome. También hay veces que le da por engancharse y desengancharse mientras me da mil patadas y ahí me tengo que armar de paciencia, pero creo que en general, lo bueno supera a lo malo.

Hay un momento que no cambiaría por nada y es cuando está profundamente dormido y me puedo explayar mirándole y dándole besitos en la frente. Y es que colechar no solo me resulta cómodo y me permite dormir en condiciones, que narices, es que también es un placer.

Y tu que opinas? Colechar es malcriar o te parece una opción más?

martes, 21 de octubre de 2014

5 meses


Igual que el mes pasado, han pasado ya más de 10 días desde que los cumplió, yo voy llegando tarde a todas partes. 

Este es nuestro último mes con lactancia materna exclusiva, el mes que viene ya empieza con la alimentación complementaria. Vamos a hacer Baby Led Weaning (para quien no sepa qué es, en próximas entradas os lo cuento) y tengo muchísimas ganas de verle empezar pero por otro lado me da un poco de pena. Ya se que su principal alimento sigue siendo la leche, pero yo dejo de ser exclusiva y me da un poco de pena. Moñeces de madre primeriza. El por su parte muestra muchísimo interés, se tira literalmente sobre nuestros platos, así que cuando empecemos estoy segura de que va a ser muy bonito de ver.

Cada día es más curioso, lo cual por un lado es divertidísimo pero por otro tengo que tener cuidado porque ahora si que lo coge todo. Pero me encanta verle investigar, coge las cosas y vez de mirarlas, saca la lengua y las chupa. Se que es la fase oral y que así es como aprenden pero no deja de ser curioso verle, me lo imagino chupeteando y analizando: "Plástico? No, esto es madera con pintura. Rico!" Cuando se lo quitas se queda el pobre con la lengua fuera mirándote con cara de "no me cortes el rollo, joe!". Lo dicho, que me parto. 

Desde algo antes de cumplir los 5 meses ya definitivamente se sienta solo. Le hemos cambiado del maxicosi a la silla (lo poco que la usa) y va super contento chuperreteando todos los bordes del carro que pilla. Si le llevas en brazos se tira hacia delante y al final le llevo en plan superman, y el muerto de la risa. 

Después de 5 meses creo que puedo afirmar que me ha tocado un niño fácil. Le sonríe a todo el mundo, todo le hace gracia, todo le viene bien. Comer nunca ha sido un problema (el día que cumplió 5 meses pesaba 8,850kg) y gracias al colecho duerme decentemente. Cuando salimos de casa casi nunca me ha dado un problema, aunque no le gustan los sitios con mucho ruido. El único drama es el coche, pero hemos encontrado un vídeo que le distrae y Tarek se lo pone en el móvil (mejor mirando una pantalla que llorando) así que en los últimos días va mejorando la cosa. En cuanto a salud, desde ayer tiene una pequeña alergia en la piel pero no es nada, bienvenido sea si ese el problema más grande que nos encontramos. 

A mi se me cae la baba. Cada vez me gusta más jugar con él, darle mil besos y escuchar como se ríe a carcajadas. Me muero de amor cada vez que le veo mirar a un perro y dar saltitos en la silla de alegría. Babeo con sus suspiros cuando duerme, con sus bostezos y su cara de buho cuando se despierta, con sus ansias cuando me tira de la camiseta porque tiene hambre. Parece tan mayor y solo tiene 5 meses...

En fin, que hasta aquí el babeo mensual, el mes que viene os cuento más :-)

domingo, 19 de octubre de 2014

De insultos, respeto, y ponernos en la piel del otro


Que pocas veces me da a mi por escribir un post calentita, pero esta vez no me reprimo. No me reprimo porque estoy un poco hasta las narices de que se pida respeto y comprensión para los problemas de cada una, pero luego se nos llene la boca poniendo verdes a los demás. 

Y atención, se que se me va a poner verde por este post. Porque se que hay cosas que voy a decir que no son políticamente correctas, pero es lo que hay. 

Vamos al grano del asunto. Hace unos días descubrimos que en algunos blogs de infertilidad, a las mujeres que no tenemos ese problema se nos llama Conejas (no, no voy a poner links). Hay gente que lo hace con mayor o menor cariño, y alguna que lo hace directamente con odio, que dice que nuestros embarazos le dan rabia y que no nos lo merecemos. Incluso se llega a atacar a otras infértiles por cosas como preferir tener un niño o una niña, porque por lo visto hasta en esto hay grados. 

Partamos de una base. Creo que la infertilidad es una de las peores cosas que le pueden pasar a una mujer. Quien haya seguido este blog desde sus inicios sabe que yo quise tener hijos muchos años antes de tenerlos, y que no podía primero por razones médicas y luego porque no me lo podía permitir. Durante esos años he llorado una barbaridad, me he sentido frustrada, me han dolido los embarazos ajenos y me ha ofendido cuando se ha minimizado lo que sentía. Teniendo en cuenta que lo mio era un problema temporal y que ni siquiera estaba relacionado con la infertilidad, no me quiero ni imaginar lo que tiene que sentir una mujer en esa situación. Creo que ni multiplicando mil veces mi dolor llegaré a entender lo que tiene que ser. Y si, creo que una infértil se merece respeto, consideración y apoyo. Faltaría más. 

Pero como dijo ayer Eva en otro blog, lo siento, no tienen la exclusividad del dolor, ni carta blanca para insultar al resto. A mi lo de coneja me ofende, me duele que se diga que no nos merecemos un embarazo tan rápido y que no valoramos lo que tenemos. Lo siento, yo creo que me merecía que por una vez me pasara algo bueno. Creo que no tengo que ir pidiendo perdón por no haber tenido problemas para quedarme, y doy gracias al mundo todos los días por tener a mi niño en brazos. 

También he leído que es ofensivo que no disfrutemos de nuestros embarazos y que no tenemos derecho a quejarnos por los achaques. Pero vamos a ver, estamos locos??? Creo que NADIE tiene derecho a decirme a mi si tenía derecho a quejarme o no. Es absurdo pensar que una persona puede disfrutar de un embarazo vomitando varias veces al día, sin apenas poder comer, y mareándose cada 2 por 3. Y a la primera que me duele es a mi, porque no, yo NO disfruté de mi embarazo, lo pasé fatal, y me da un miedo espantoso que el siguiente sea igual, porque me sentí enferma durante 35 semanas. A día de hoy veo una embarazada que lo disfruta y si, me da envidia. Me gustaría que mi embarazo hubiera sido uno de esos ideales, tener otros recuerdos, no tener miedo a repetir. Pero es lo que hay, que le vamos a hacer. Pero desde luego no consiento que nadie me diga si tenía derecho a quejarme o no, porque nadie tiene ni idea de lo mal que lo pasé. 

No tener un problema de fertilidad no supone que nuestra vida sea ideal. Yo también tengo problemas, muchos de hecho, y no voy insultando a quien no los tiene. Ni pidiendo que los demás se callen sus alegrías porque a mi me ofenden. Si fuera de ese palo, ahora mismo exigiría que todas aquellas que tengan buenos embarazos no se les ocurra abrir la boca. Idem para las familias que llegan a fin de mes, y a todas aquellas que no han tenido que pedir un NIE para su marido. A que suena exagerado? Pues a mi, que se me juzgue por hablar de mi embarazo (en el tono que me de la gana) también. 

Ya lo dije hablando sobre lactancia, a mi me hace mucha gracia cuando se pide respeto pero luego no se respeta a los demás. Al hilo de esto,el otro día estaba leyendo una publicación en el Club de #Malasmadres y me encontré un montón de insultos (en los comentarios, no en la publicación) a Mónica Cruz por decir que estaba encantada con su hija y que todo le parecía super fácil. Luego se hablaba de estar harta de las locas de la teta (una decía que le daba repelús que Mónica Cruz quisiera amamantar un año más a su hija de 17 meses) y de las radicales pegadas a sus hijos. Es decir, que se pide respeto a aquellas madres que sienten que necesitan espacio para si mismas, pero se insulta a las que no comparten la misma opción? Mi no entender. 

Yo soy una loca de la teta. Pero de MI teta con MI hijo, a mi lo que cada una haga con las suyas me la trae al fresco. Estaré ahí para ayudar y apoyar a cualquier madre lactante que lo pueda necesitar, pero en caso contrario, a mi que cada una haga lo que quiera y lo que pueda. Tampoco me da la gana separarme de mi hijo más de lo necesario, porque no lo disfruto. Y eso no significa que no necesite tiempo para mi, porque claro que lo necesito. Sin ir más lejos, ahora mismo la criatura está con su padre en el super, mientras yo me desahogo escribiendo burradas en este post. No se hacer croquetas pero hago galletas, aunque lleve 3 semanas buscando un hueco para ponerme a ello. Prefiero cortarme un brazo antes de meter a mi hijo en la guardería porque no veo a MI hijo preparado para estar sin nosotros, y porque gracias a dios de momento nos podemos organizar sin ello. Pero todo esto soy yo, mi hijo, mi familia y mis circunstancias. A mi las de los demás no me incumben, a no ser que se me pregunte por ello. 

De verdad que creo que en algunas cosas se empieza a perder el norte. Que no es tan difícil hablar sin insultar, ni dejar de juzgar lo que pasa en casa ajena. Y que si a alguien le jode que me quedara a la primera y por ello me tiene que llamar coneja con desprecio, allá tu muchacha, pero luego no pidas respeto porque no te lo mereces. 

viernes, 17 de octubre de 2014

Un año en Madrid


Hoy hace un año a estas horas, Tarek, Blues, Jazz y yo estábamos en un avión camino de Madrid. Atrás quedaba un año y medio en Cairo, un año lleno de cosas maravillosas con un final horrible. 

Estaba huyendo, sin ninguna duda. Necesitaba salir de allí como fuera, si hubiera podido hacerlo corriendo lo hubiera hecho. Los últimos 2 meses, entre amenazas, toques de queda, miedo infinito y vómitos constantes por el embarazo estaban siendo una pesadilla. Yo solo quería llegar a casa y sentirme a salvo. 

Yo huía y arrastraba a Tarek conmigo, que se marchaba única y exclusivamente por mi. El no quería venir, eso estaba claro, pero creo que no le quedó otro remedio. Creo que no habrá manera en el mundo de compensarle por ello. No voy a negar que me siento culpable cada día. 

En el avión yo iba feliz y el triste. Pasamos gran parte del vuelo durmiendo, al menos él, yo quería enseñarle la vista de Madrid antes del aterrizaje pero creo que se lo perdió. Al llegar al aeropuerto, vimos que Jazz ya estaba dando vueltas en su jaula por la cinta de equipajes, así que salí corriendo para sacarla de allí. Montó un escándalo que a la pobre se la escuchaba por todo el aeropuerto. Blues salió un poco después. 

Fuimos a casa de mi tía y después de mi madre. Comí cantidades decentes de comida por primera vez en 3 meses (no me duró mucho, a los 3 días estaba vomitando de nuevo), pude hacerme con algo de ropa (ya no me cabían mis pantalones) y me moría por ver a mis amigos. 

Un año después, sigo sintiéndome culpable. A diario me pregunto si no tomé la decisión equivocada, aunque en el fondo se que si me hubiera quedado algo hubiera acabado muy mal. A diario le pediría perdón a Tarek un millón de veces, y sueño con volver a Cairo, de momento de visita. 

Un año después, PF tiene 5 meses y es un niño grande, sano y feliz. También a diario me pregunto que será lo mejor para él. 

Hace un año no tenía ni idea de la pesadilla que se nos venía encima. No me canso de decirlo, si lo llego a saber ni loca me hubiera subido a ese avión. Hoy por hoy puedo decir que al fin la situación se va encarrilando, y solo espero que siga en la misma línea. Nos falta un último empujón, a ver si llega. 

Un año después, hay muchos amigos españoles a los que estando fuera echaba de menos una barbaridad y a día de hoy todavía no les he visto. 

Un año después, echo mucho de menos a mis amigos de allí. 

En 365 días Tarek ha aprendido a adorar la paella, la tortilla de patatas, el alioli, la ternera gallega y el centro de Madrid. Ha paseado por la sierra, ha viajado a la playa, ha visto las luces de Navidad, la cabalgata, ha comido castañas y las 12 uvas de nochevieja. Poco a poco va pillando el sentido del humor español. Mi tarea pendiente, llevarle a conocer el Norte. Y luego, el sur. Le va a encantar. 

A veces siento que no me quiero marchar de aquí nunca, a veces quiero volver a salir corriendo. Solo se que nunca pensé que un año después estaríamos así. Y que mi marido necesita ver a su familia y amigos, igual que lo necesitaba yo cuando cumplí un año en Cairo. 

Hoy se cumple un año. A partir de mañana, todo tiene que ir a mejor. 

miércoles, 15 de octubre de 2014

Nonabox de Septiembre

La Nonabox de este mes me ha parecido genial. Productos simples, prácticos, y que a mi particularmente me han ahorrado salir de compras, porque en 2 casos me han mandado justo lo que me hacía falta, que ya es casualidad.

Bepanthol - Pomada protectora:


Crema para el pañal de Bepanthol. Me llegó ya una en febrero, pero esta es una fórmula mejorada. Esta es la que llevo en la bolsa de pañales que me llevo cuando salgo de casa, es decir, no es la de diario pero nos va muy bien. La textura además hace que no malgastes crema, y como ya he dicho alguna vez, es que a mi es una marca que me gusta mucho, así que se agradece. 

Condor - Calcetines Baby and Kids:


Además de gustarme mucho el color y la textura (son suaves y no se los ve muy "químicos", las gomas de los calcetines a mi me suelen dar alergia y es algo en lo que me fijo mucho), es que no me podían venir mejor. Cuando llevamos a PF en el Mei Tai se le suben los pantalones y todavía no le hemos comprado calentadores, así que necesito calcetines que sean altos para que le tapen bien la pierna. Me tenía que ir de compras, pero hala, ya tengo un par más, me viene de lujo. 

Biocare - Aceite de baño: 

Idem, acabo de empezar el último bote de gel (pequeñito) que tenía guardado y ya estaba pensando cual era el siguiente que iba a comprar. Pues solucionado con este aceite de baño, que además por su tamaño (400 ml) nos va a durar una larguísima temporada. Ya probé la crema de esta marca y le va bien a la piel. 

Nici - Cuadro de tela: 

Lo saqué de la caja, PF me lo quitó de las manos, lo miró, lo chupó, se metió todas las esquinas en la boca babeándolo bien, vomitó encima, y hubiera seguido con su investigación si no se lo quito de las manos. La foto está sacada después de sacarlo de la lavadora :-P. Es de sus favoritos, menos mal que aunque es grande es flexible, porque lo llevo en el bolso a todas partes. 

Mustela - Aceite 9 meses antiestrías: 


Mustela me encanta, es la marca que más uso con PF, así que me alegro de poder probar algo para mi. Ya me llegó una crema antiestrías hace 2 meses, pero soy tan lista que me la dejé en Benidorm cuando nos fuimos de vacaciones, así que ya no tengo que esperar a que me la traigan. Durante el embarazo no me salió una sola estría en la tripa, pero de las caderas a las rodillas me salieron todas las del mundo, así que bienvenido sea. 

Guía del niño - Anuario 2014:


Me ha llegado varias veces (recordad que mi caja no es personalizada) pero siempre me viene bien para regalársela a las embarazadas de mi al rededor, porque es muy interesante.

Y con esto tenemos la caja de Septiembre, Como digo, me ha gustado mucho, todos los productos son muy prácticos y de marcas que me gusta usar.

Os recuerdo que a partir de ahora podréis suscribiros a Nonabox con un 10% de descuento. Solo tenéis que pinchar aquí y al hacer la suscripción, utilizar el código NUBEAZUL. El descuento es válido para cualquier suscripción de cajas (ni la tienda, ni pañales, ni las cajas express).