martes, 16 de septiembre de 2014

Psoriasis en embarazo y postparto


Gracias a Acción Psoriasis por la documentación

Hubo un momento en mi vida en el que pensé que nunca más volvería a hablar de Psoriasis en este blog. Por desgracia, me equivoqué.


Mientras estuve en Egipto ya os comenté alguna vez que los brotes volvieron, aunque flojitos. Para la boda lo solucionamos con uñas postizas y por lo demás, aunque si estaba preocupada y planteándome como volver a tratarme, la verdad es que la psoriasis no me causaba demasiado problema a nivel de manos. En los pies en cambio, las uñas de los pulgares las tenía bastante mal hasta el punto de arrancármelas en 2 golpes desafortunados. Pero en fin, ese no es el tema. 

Cuando me quedé embarazada, nada más saberlo pedí una cita con el ginecólogo al día siguiente. Era pronto todavía, apenas 4 semanas y ni siquiera me iban a hacer una eco, pero mi principal preocupación era el tema del ácido fólico. Hace muchos años había estado en tratamiento con Metrotrexate (que precisamente para la producción de ácido fólico) y aunque generalmente al mes de dejar el tratamiento los niveles vuelven a la normalidad, yo quería estar segura y tener clara la dosis, porque sospechaba que un exceso de ácido fólico tampoco me iba a ayudar. 

El ginecólogo me tranquilizó diciendo que un 50% de las mujeres con psoriasis mejoran durante el embarazo. Efectivamente tenía razón, se pueden consultar los datos aquí. En cualquier caso, consultó con una dermatóloga, que me recetó el doble de ácido fólico de lo normal (2 pastillas al día en vez de 1, que por lo que he podido investigar después no creo que fuera necesario)  y aquí paz y después gloria. En un principio mi psoriasis ni empeoró ni mejoró. 

Durante el segundo trimestre si que noté un ligero empeoramiento. Coincidió con que yo ya quería dejar el ácido fólico, pero tanto ginecóloga como matrona (ya en España) me decían que no, que debía tomarlo todo el embarazo. Nunca descubrí si realmente ese ácido fólico me iba a afectar o no en ese sentido, el caso es que si que lo retomé en el segundo trimestre y creo que fue ya a finales del tercero cuando lo dejé y me quedé solamente con el suplemento de yodo (que según mi matrona era más importante de mantener durante todo el embarazo que el ácido fólico). 

En cuanto al tratamiento, yo había leído en algún sitio que la terapia biológica que yo seguía antes de irme a Egipto no era compatible con la lactancia. Me planteaba el dilema de no tratarme y mantener la lactancia, o destetar a los 6 meses para poder tratarme, opción que no me hacía ninguna gracia, pero también tenía claro que no podía estar así durante 2 años. Pero un par de meses antes de nacer PF, me dio por comprobarlo en e-lactancia y... sorpresa! Riesgo 1, era compatible (a día de hoy el nivel se ha reducido a riesgo 0, no pasa a la leche). El día antes de ponerme de parto fui a mi médico de cabecera para pedir que me derivaran a dermatología y tras un par de pasos intermedios (hay que pasar por un centro de especialidades), finalmente me verán a finales de septiembre. Todavía no tengo claro que va a pasar, pero tengo la esperanza de poder volver a la terapia biológica porque realmente la necesito. 

Por desgracia, el empeoramiento en el postparto fue casi inmediato y bastante virulento. A día de hoy, literalmente no me quedan uñas en las manos, las tengo totalmente levantadas. Dejando a un lado el tema estético y el dolor, lo que mas me revienta... es que me da miedo coger a PF. 

Tengo la constante sensación de que le voy a arañar y hacer daño. Al principio Tarek empezó a cambiarle pañales porque yo me estaba recuperando pero es que a día de hoy es una rutina, el le cambia, le viste y le baña mucho más que yo, porque yo me siento insegura tocándole. Y ahora, que todo se lo hecha a la boca, incluido mis manos, me paso el día pensando que le voy a arañar la boca, o que le voy a hacer sangre o algo similar. También están los momentos en los que me coge los dedos y me los aprieta, y yo, en vez de disfrutarlo, tengo que apartarle porque me hace muchísimo daño en las uñas. La psoriasis me habrá molestado para muchas cosas, pero esta es sin duda, la que más me duele. Quiero estar sana para poder coger a mi hijo sin miedo. 

No se que pasará cuando vaya a la cita, pero siempre he confiado mucho en el equipo que me trata. El consuelo que tengo es que PF ha sacado la piel de su padre. A lo mejor, con un poco de suerte, la genética ha sido generosa y no heredará mi enfermedad. 

A finales de mes os cuento más! 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Elementos para mantener la cordura I: El porteo

Dentro de la llamada crianza respetuosa hay determinadas actividades "polémicas" tales como el porteo, el colecho, la lactancia a demanda, etc que parece que causan controversia, unas más que otras. Generalmente los detractores suelen hablar de apego insano y de niños dependientes, y los partidarios presentan mil y un estudios sobre los beneficios, sobre que es lo que siempre se ha hecho, etc, etc, etc. 

Pues bien, yo voy a simplificarlo mucho. Hay cosas que me hacen la vida más fácil, punto. Cosas sin las cuales yo probablemente sería un ser ojeroso y estresado. Cosas que facilitan que cuando me pregunten que tal la maternidad, pueda responder "estupendamente" con una sonrisa. Cosas que han hecho que no me vuelva loca. 

Una de ellas ha sido el porteo. Que nos ha costado y nos cuesta, pero oye, que ganas de irle cogiendo el truco cada vez más. 

La idea original era empezar con un foulard elástico que nos pasó Madi. Probamos antes del parto, investigamos nudos y la verdad es que yo tenía muchas ganas, Tarek no tantas porque no lo veía claro. A las 2 semanas de llegar a casa decidimos probar... PF se quejaba amargamente. Mierda. Con las ganas que teníamos de portear, a ver si ahora el niño no va a querer. Volví a probar en casa una semana después. Bien, niño contento, madre cómoda.... Pero daba un calor de narices. Estábamos ya a finales de mayo - principios de junio y nos pareció que tantos metros de tela no eran precisamente lo ideal para ese momento. La única vez que porteamos con el foulard en la calle fue un día que hubo una tormenta tremenda. 


Única vez que porteamos con foulard en la calle

Aconsejados por nuestra Doula (pon una Doula en tu vida!), decidimos probar una bandolera. La intención inicial era probarla y si nos cuadraba ya comprarla, pero no encontrábamos nadie que nos pudiera prestar una y yo cada vez tenía más ganas, así que finalmente nos fuimos a Mamá Libélula en Tres Cantos a comprar la última que les quedaba en ese momento. Nos enseñaron a ponérnosla y salimos encantados, al fin podíamos portear. 

La bandolera tiene mucha menos tela y por tanto también da mucho menos calor. Pero también reparte peor el peso, y al principio la tela no desliza bien por las anillas, por lo que a mi me costaba un triunfo ajustármela. Era la única pega que tenía, que me la tenía que poner Tarek porque yo era incapaz de hacerlo sola. Con el tiempo ha ido mejorando el asunto y ya soy capaz al menos de ajustarla, aunque tengo que reconocer que en gran parte es patosez mía, el resto de mujeres que conozco no tienen problema ninguno. 

Con la bandolera descubrimos las bondades del porteo. El primero y más importante, que tanto a PF como a nosotros nos encanta. Podríamos hablar infinitamente sobre los beneficios de tenerlos cerca, de la posición ergonómica, etc, pero yo me voy a centrar en lo mio. A mi el porteo me facilita la vida. 

Que el niño quiere brazos y su madre apenas puede sujetarle más de 5 minutos porque pesa un montón? Bandolera. 
Que el niño no consigue dormir y está en uno de esos momentos que no quiere teta y está super nervioso? Bandolera
Que tengo que hacer cosas y el niño quiere estar pegado? Bandolera
Que nos vamos de vacaciones a visitar una cueva en la que obviamente no puedo entrar con carro? Bandolera
Que voy al banco, ese en el que mi carro no pasa por la puerta? Bandolera. 

Y podría seguir hasta el infinito, pero creo que queda claro. Para mi desde luego lo más práctico es que PF se relaja y se duerme. Que en un día normal seguramente lo haría igual en brazos o en la teta, pero ha tenido días cruzados en los que no se tranquilizaba con nada y era mano de santo. 10 minutos de paseíto en bandolera y niño dormido. 

El "no va más" ya vino cuando aprendí a portear y dar teta a la vez. Liberación absoluta. Se acabó buscar un banco, o lo que fuera donde me pudiera sentar (que hablando de PF era bastante a menudo). Se acabaron las posiciones imposibles. Se acabó el voy con prisa. Portear y amamantar a la vez es genial, le tienes cerca, os podéis ir mirando y a la vez te evitas posturas incómodas y dolor de espalda y brazos. Soy muy fan. 


PF en la bandolera, mamando a la vez, mientras una servidora se come una pizza

Ya sabéis que también tenemos un Mei Tai, que oficialmente es a partir de los 6 meses, pero teniendo en cuenta que el enano ya supera los 8kg y es bastante grandecito de talla, el otro día decidimos probar. Que maravilla!!!!! Más fácil de poner, más cómoda, reparte mejor el peso, PF duerme más cómodo y además es chula a más no poder. Ahora ya el carro es solo para momentos imprescindibles, para todo lo demás... Mei Tai. 


Flipando con los árboles en el Mei Tai

El problema es que esto engancha. Tarek vio una Emeibaby en Ikea y se nos hace la boca agua solo de pensarlo, pero después vió una Manduca y anda comparando. Yo, para el verano que viene quiero una Tonga como sea. También me han recomendado que me haga con un foulard tejido, pero no lo tengo muy claro. Y ya ando pensando que abrigo usar para portear este invierno. Si, soy una yonkie total. 

Y vosotras, cual es vuestro portabebés favorito? También os ha facilitado la vida?

lunes, 8 de septiembre de 2014

Nonabox de Agosto

La Nonabox de Agosto me llegó justo al día siguiente de volver de vacaciones, al menos tuve un motivo de alegría. Me ha gustado mucho la caja, tiene varios productos que me parecen muy útiles y adecuados.

Biberón Natural - Avent: 

Es un biberón de Avent cuya tetina simula el pecho para evitar la confusión tetina-pezón. También tiene un sistema para reducir los cólicos. A mi me ha dado buena impresión porque se parece mucho al único biberón que medio funciona con PF (y que también me vino con una caja de Nonabox), así que si lo volviera a intentar, desde luego lo probaría con este. 

Loción corporal revitalizante - Maclaren Beginning


Me chifla esta marca, ya lo dije cuando llegó el champú para bebés (que por cierto fue el primero que usé con PF y genial, me encanta, le dejaba el pelito muy suave y a la piel le fue genial). Es una crema no grasa y apta para pieles sensibles como la mía. Además todos los productos de la marca son aptos para veganos y NO testados en animales (OLE!!!). Vamos, que la voy a usarla feliz y contenta.

Body Bio - Vertbaudet:

Me encantó en cuanto lo vi. Es un body de algodón de agricultura biológica, con un diseño muy mono, y de talla 2-3 meses. PF va a cumplir 4, es un niño muy grande y le vale. La verdad es que con este body y el que vino en la caja anterior, me han solucionado la necesidad de bodys que tenía para estos meses hasta que llegue el frío. 

Pilopeptán - Genové:


Comprimidos para mejorar la caída del cabello que se produce tras el embarazo. Yo pensaba que no me hacían falta... hasta que me di cuenta de que me encontraba pelos míos por todos lados. Así que al final las voy a probar, tanto estas como las que vinieron en la caja anterior. Me viene muy bien que me lo manden, porque me conozco y se que es el típico producto que dejaría pasar aunque me hiciera falta, y así no tengo excusa. 

Vinilo - Pixers


Vinilo para decorar la habitación. Es reutilizable, se pega en cualquier superficie plana, y es segura para los niños. Me parece muy buena idea, y aunque el diseño que me ha llegado no me encante, he visto el resto y están genial. (Recordad que mi caja es genérica, no está personalizada). 

Puré ecológico - Naturbaby: 


Es un puré de lentejas con verduras hecho con ingredientes naturales sin aditivos, sal, azúcar, y sin los productos que más alergias producen (huevo, leche, glúten etc.) PF es pequeño todavía, pero me gusta conocer la marca, porque justamente me estoy concienciando sobre el tema sal, azúcar, aditivos, etc. y me parece muy importante que no lleve nada. 

Lo dicho, una caja muy práctica, sobre todo los 3 primeros productos. Y los otros 3 creo que siempre se les puede sacar utilidad, según las necesidades de cada uno. 

Aprovecho para avisaros de que a partir de ahora podréis suscribiros a Nonabox con un 10% de descuento. Solo tenéis que pinchar aquí y al hacer la suscripción, utilizar el código NUBEAZUL. El descuento es válido para cualquier suscripción de cajas (ni la tienda, ni pañales, ni las cajas express). Yo desde luego os animo a ello, porque creo que económicamente sale rentable. 

lunes, 1 de septiembre de 2014

Por mirar el lado positivo...

Ayer PF cumplió 16 semanas.

Si yo tuviera un trabajo normal, uno de esos que te garantiza una nómina en condiciones a fin de mes, hoy me hubiera tenido que reincorporar. Hoy habría tenido que dejar a mi bebé en una guardería, o con una niñera, o en el mejor/peor de los casos con su padre, y marcharme 8 horas fuera de casa a trabajar. 

Hoy, de hecho, me he ido a trabajar durante 1 hora. He dejado a PF dormido, y me he ido a dar una clase. Durante los primeros 45 minutos, con algún despertar en medio, principalmente ha dormido. Pero a 15 minutos de que yo terminara, se ha despertado y ha explotado en un llanto histérico. Cuando he salido de la academia seguía exactamente igual. 

No me cabe ninguna duda de que mi hijo es demasiado pequeño para separarse de su madre. Ya nos cuesta un mundo esa hora de clase. 

No quiero pensar que pasaría si en vez de una hora fueran 8. 

Todo mi respeto y mi cariño hacia las madres que trabajan 4, 6, 8 horas (o las que sean) fuera de casa. Porque no tiene que ser nada fácil. 

Hoy, dentro de lo malo, agradezco infinitamente que mi hijo haya tenido a su padre y a su madre para él durante casi 4 meses. 

Todo mi agradecimiento a mi familia, por ayudarme durante estos meses tan duros laboralmente. Y a mi marido, porque se que lo pasa fatal mientras yo estoy trabajando (no tener tetas le supone un gran handicap) y porque se está partiendo los cuernos para que esta situación cambie pronto. 

Y una enorme peineta al gobierno de este país que obliga a bebés de 3 meses a separarse de sus madres. Solo por esto, me dan ganas de mudarme otra vez. 

domingo, 31 de agosto de 2014

Dos premios para recordar viejos tiempos...


Que anda que no hace que publico premios. Se que algunas blogueras fuisteis un amor durante el embarazo y me pasasteis alguno, pero entre nauseas y vómitos siempre se me acababa olvidando. Esta vez ha sido Eva de Opiniones Incorrectas quien se ha acordado de mi, y me pasa este Lovely Blog Award con un cuestionario creado por ella. Allá vamos.

1.- ¿Qué nombres de bebés prefieres más, los clásicos o los demasiado modernos? A ver nena, es que si ya orientamos la pregunta mal vamos. A mi me gustan los nombres modernos y originales. Los clásicos me aburren por típicos y los demasiado modernos creo que muchas veces pecan de ridículos. Punto medio, leñe. 

2.- ¿Qué te gustaría más y qué menos de vivir en Asturias? Lo que más, el verde. Lo que menos, que me iba a poner como un obús. 

3.- ¿Eres rencoros@? Depende. Generalmente no, pero si es algo muy gordo muy gordo tacho para siempre y no vuelvo atrás. 

4.- ¿Hiciste alguna amistad en la blogosfera que a día de hoy has perdido? ¿Qué pasó? Creo que si. Dejémoslo ahi. 

5.- ¿Qué se te pasa por la cabeza cuando ves a alguien porteando a un bebé en mochila colgona y/o mirando para fuera? Que leer es gratis, y por tanto informarse también. Y que pobre bebé. Las ganas irrefrenables de darles una charla sobre portabebés ergonómicos me las guardo por timidez más que nada. 

6.- ¿Hiciste el legado de Tibu, te parece una chorrada como un campano o ni siquiera sabes lo que es?  Me parece una chorrada como un campanario de grande. 

7.- ¿Te parece cutre salchichero poner langostinos en una boda o se te hacen los ojos chiribitas cuando te los sirven?  En mi boda hubo pollo asado, kofta y arroz, contesta eso a tu pregunta?

8.- ¿Te escandalizan las novias que no van de blanco? En absoluto. Mola, aunque no se si hubiera tenido valor (desde luego en el chiringuito ese en el que alquilé el vestido todo era blanco, así que no había opción)

9.- ¿Qué impresión te dan las novias con el pelo suelto? Yo llevaba el pelo suelto. No se que obsesión hay con los recogidos, cada una que lleve lo que le quede bien. 

10.- ¿Le pondrías a tu niño todas las vacunas que existen, sólo las que entran en la Seguridad Social, las menos posibles o, directamente, ninguna? A PF le estoy poniendo hasta las de pago, y le pondría la varicela si pudiera. No solo porque creo que es importante, es que hay que tener en cuenta que el niño es medio egipcio y me parece importantísimo que tenga todas las vacunas necesarias para cuando viaje. 

11.- ¿Qué plato de cocina te sale mejor? (Pon la receta) Pasta con atún y aceitunas. Creo que no hace falta que explique como se hace, no?

Le voy a pasar este premio a 4 blogueras que molan un montón y a las que nunca les he pasado nada:

Mama española en Bulgaria
1Madre in Italy
Baby Mike
Pirueta y Patatona

(Las preguntas, aunque debería cambiarlas, las dejo. Así Eva puede seguir recabando opiniones :-P )

miércoles, 27 de agosto de 2014

Al revés


Tengo los sentimientos al revés. O es que yo voy al revés del mundo. O me he vuelto loca. O yo ya no me entiendo. 

Hace apenas 48 horas que llegamos a Madrid después de 11 días de vacaciones. Pero en vez de volver feliz y relajada, vuelvo dolida y estresada por un viaje de vuelta de mierda con mi hijo encerrado en un coche durante 6 horas. Gracias a gente ajena, lo planificamos fatal y así nos fue. 

Hace apenas 36 horas que Tarek es oficialmente residente español con permiso de trabajo. Hace apenas 6 que hemos terminado todo el proceso. Y yo, que después de 10 meses debería estar contenta y feliz, y estoy agobiada, estresada y enfadada. 

Enfadada porque esto nunca debería haber sido así. Enfadada porque una ley absurda nos ha tenido en vilo 10 meses, con pesadillas, con incertidumbre, separándome de mi hijo cuando apenas tenía 7 semanas y me necesitaba. No perdono ni una de sus lágrimas de desesperación durante las horas que yo faltaba, ni las perdono ni las olvido. Siento decepción y asco por un país que trata al que es de fuera como si le estuviéramos haciendo un favor, saltándose leyes y derechos a la torera, separando a bebés de sus madres, haciendo de la conciliación una quimera. Recordaré para siempre cada noche sin dormir, cada pesadilla, cada llamada pidiendo información, cada vez que cerraba la puerta del aula dejando a mi marido y a mi bebé fuera. Cada vez que miraba la cuenta bancaria y sabía que no me quedaban más narices que dar otra clase, y a la vez que no me iba a servir de nada porque íbamos a seguir en la misma situación precaria. 

Y ahora, que tendría que alegrarme porque con algo de suerte al fin podremos empezar a tener una vida, tengo miedo. Miedo a poder cumplir mi deseo de quedarme en casa con mi hijo. Miedo a encontrar una casa nueva a la que mudarnos. Miedo a empezar de nuevo. 

Es muy fácil ir de madre relajada por el mundo, que a mi todo se me ha dado fenomenal, estoy feliz con mi hijo, bla, bla, bla. Pero anda por ahí Pepito Grillo recordándome que todo se me ha dado tan bien porque he tenido al padre de la criatura pegado a mi durante 3 meses y medio. Que pasará cuando no esté? Que pasará cuando se vaya todas las mañanas a trabajar? Tendré la capacidad, la paciencia, la mano izquierda y la energía necesaria para quedarme sola con mi hijo? Deseo estar con él más que nada en el mundo, quedarme en casa, salir a pasear, verle crecer, hacer cosas con él... pero tengo miedo a la oscuridad, a las lágrimas, a no poder, a no tener paciencia, a no ser lo suficientemente buena. 

En pocos meses tendremos que mudarnos de mi casa y no se si seré capaz de decir adiós al pueblo en el que he vivido 22 años. Y se que es por nuestro bien, pero también se que si la decisión dependiera solamente de mi, no me marcharía. Y a la vez me quiero marchar y tener otra vida. Y creo que no me aclaro. 

Y sobre todo me siento sola. Porque por primera vez en casi 4 años de blog, siento que todo lo que tengo que decir ya lo ha dicho alguien antes que yo, y seguramente mucho mejor. 

Si ya lo dijo Fito.... No se yo si el mundo está al revés o soy yo el que está cabeza abajo.

jueves, 21 de agosto de 2014

De pechos, biberones y broncas interminables


Generalmente no me meto en polémicas, a veces por no tener una opinión muy definida, otras veces porque simplemente me da pereza. He leído muchas cosas en la blogosfera que me han indignado, pero siempre me lo he guardado para mi. Pero hoy me voy a meter en el "fregao". Y si lo hago es porque de verdad creo que deberíamos reflexionar sobre el tema. 

Para quien no lo sepa, hace un par de días saltó la polémica por un articulo de una señora que básicamente explicaba que había optado por dar biberón para poder continuar con su vida profesional. Hasta ahí todo bien, cada una es libre de hacer lo que le de la gana. Pero se armó la gorda porque el artículo, además de poco veraz, era bastante ofensivo. Se que lo inteligente sería no darle más publicidad al texto, pero como voy a copiar varias partes para explicar mi postura, si no pusiera el link original sería plagio, así que podéis consultar el post aquí. (De nada, chata!)

El principio ya me deja con la boca abierta: 

Hay dos preguntas que se olvidan de hacernos a las mujeres cuando, tras dar a luz, nos entregan a nuestro bebé: “¿qué tipo de vida lleva? ¿a qué se dedica?“ (...) Nosotras -las mujeres que no vamos a descolgarnos ni un solo minuto de nuestra vida laboral- deberíamos recibir justo la información contraria a la que recibimos. Deberíamos oír lo siguiente: “olvídate del pecho y dale biberón a tu hijo”.

Bueno, es su opinión. Pero me resulta tan tajante, que no puedo evitar acordarme de mujeres como Suu, y morirme de la pena. Me parece un menosprecio brutal a tantas y tantas mujeres que trabajan y se esfuerzan en continuar con su lactancia. Porque se puede. Si se quiere, claro. 

El caso es que esta mujer, desesperada por la cantidad de horas que le ocupaba la lactancia, optó por dar biberón. Repito, me parece perfecto, es su decisión como mujer adulta y nadie tiene derecho a criticarla. Pero, supongo que en un intento de ser graciosa y de autojustificarse a la vez, patina estrepitosamente con la siguiente frase. 

No tuve que recordarles a aquellas amigas comunes que, obsesionadas con que sus hijos solo recibiesen alimento de sus inagotables pechos, terminaron en urgencias con sus bebés prácticamente desfallecidos tras haber ingerido algo que no debía ser más que agua durante semanas. Como tampoco tuve que mencionar a aquellas que tuvieron que padecer los lloros de sus malnutridos bebés hasta que se dieron cuenta de que el biberón –eso que consideraban algo artificial y por lo tanto malo- podía darles a ellas y a sus hijos el descanso que ambos necesitaban.

Y aquí es donde se desató la furia de gran cantidad de madres lactantes. Calificar la leche materna como agua es una barbaridad como un templo, habiendo como hay tantos y tantos estudios que demuestran no solo que eso de la leche aguada es un mito, si no los incontables beneficios de ésta. Y hablar de bebés malnutridos solamente lo empeora. Que si, que todos conocemos casos de bebés que se hartaron a llorar hasta que alguien les enchufó un biberón, pero eso se puede deber a mal enganche, problemas de frenillo, malos consejos.... no a la calidad de la leche. 

Para rematar, el cierre: ¿Se tratará de mi evolución como mujer? Yo creo que sí: de mamífero hembra a persona. Ole. 

Creo que sobra decir que soy hembra, mamifera, y persona. Tan persona es la que da la teta como la que da el biberón, y calificarlo de esta manera es INSULTANTE. Una mujer que presume tanto de su estupenda faceta profesional y de "inculcar los valores correctos a sus hijos" se permite insultar de esta manera a todas las madres que dan el pecho. Creo que es poco profesional y queda muy alejado de lo que yo consideraría valores correctos. 

En apenas 48 horas el texto pasó de 0 a 152 comentarios. Creo que los primeros 125 fueron todos poniéndola a caldo. Y aquí es donde creo que nos equivocamos de lado a lado. 

Esta mujer ha escrito una barbaridad. Repito, es una barbaridad porque da información ERRONEA, califica la leche materna como "agua" e insulta a las madres lactantes. Su decisión de dar el biberón es perfectamente respetable, su forma de expresarlo no lo es. Y muchas mujeres sintieron no solo la necesidad de hacerle saber que se sentían insultadas, si no de reflejar que la información del texto era falsa, para que ninguna madre obtuviera información errónea. 

Si la cosa hubiera quedado ahí, perfecto. Pero no tardaron en llegar las descalificaciones. Las referencias a su "frialdad" y a sus "pobres hijos". Acusaciones de "no quererles". Algún comentario incluso la insulta gravemente. Al principio el tono era moderado pero se fue recrudeciendo hasta puntos que, sinceramente, me dan vergüenza. En primer lugar me parece muy triste que ese respeto que exigimos hacia nosotras, nuestras decisiones y nuestros hijos no seamos capaces de mantenerlo con los demás, por muy equivocados que estén. Creo que contestar al insulto con otro insulto solo nos pone a su misma altura, y sobre todo, nos quita la razón. Creo que hemos perdido una gran oportunidad de informar con respeto y moderación. Hubiera sido un ejemplo estupendo llenar el post con comentarios del tipo: "Estás equivocada y aquí tienes éste, éste y éste estudio que lo demuestra". Y punto. Sin descalificaciones personales, sin juzgar si quiere o no a sus hijos, sin ponerla de vuelta y media. Porque ahora, cualquier persona que lea ese texto no verá las barbaridades que escribió la autora, verá una cantidad enorme de comentarios insultantes y muy muy duros que, en mi opinión, nos quitan toda la razón. 

Pedimos respeto hacia nosotras, hacia nuestras lactancias, hacia nuestros hijos, hacia nuestras decisiones. Demos ejemplo, por favor.