lunes, 29 de septiembre de 2014

La historia detrás del cuento


Porque el cuento, aunque totalmente real, no deja de ser un cuento. Y detrás de la historia está la cruda realidad, que me parece incluso más terrorífica. 

Como ya conté, cuando vinimos a España yo no tenía ni idea del cambio de ley, de hecho en la embajada y pese a que preguntamos, no nos informaron. Al llegar a España lo descubrí en la comisaría de policía, donde muy crudamente nos informaron de que los requisitos habían cambiado y que para conseguir la residencia por "familiar de ciudadano comunitario" yo tenía que probar que: 

a) o yo tenía trabajo (que tenía, pero si no ganas un mínimo aproximado de 500 euros es como si no lo tuvieras)
b) o que mi marido tenía una oferta formal de trabajo (que la tenía, pero tampoco valió)
c) o que teníamos unos ahorros de unos 6000ypico euros que se supone que prueban que podemos mantenernos solos. 

Resumiendo, nos marchamos de Egipto por la situación y porque yo estaba fatal (para el que se pierda, tuve vómitos y nauseas durante todo el embarazo, estuve bastante mal e incluso tuve que ingresar una noche en urgencias). Al llegar a España yo empecé a trabajar, pero lo que el cuerpo me permitía porque de verdad que no estaba para más, eso omitiendo el hecho de que estando embarazada muchas empresas me descartaron directamente. Mi familia nos ayuda económicamente, pero eso para conseguir la residencia no vale, y mi marido sin residencia no tiene permiso de trabajo. Que alguien me explique como una familia puede salir así adelante. 

Los supuestos motivos para el cambio de ley son los matrimonios falsos para conseguir papeles. Lo siento, no me vale. No me vale porque yo en Egipto ya tuve que pasar una entrevista en la embajada española para comprobar que mi matrimonio era real. No me vale porque esto no es una medida que evite nada, simplemente es lo de siempre, quien tenga pasta no tendrá problema, mientras que el resto se quedará por el camino. Y quien quiera un matrimonio falso para conseguir papeles lo seguirá consiguiendo, solamente tendrán que buscar a alguien que tenga trabajo, problema solucionado. 

Como ya conté, el defensor del pueblo nos da la razón, quien quiera comprobarlo puede hacerlo aquí. Nos da la razón porque es una ley discriminatoria, mi vecina puede casarse y vivir con su marido y yo no. Mi vecina puede tener a su marido como beneficiario en la seguridad social y yo no, pero los impuestos los pagamos las 2. Y suma y sigue. Y además, vulnera el derecho constitucional de cualquier español a vivir en familia. Un derecho básico. Pero lo peor es que el gobierno se ha pasado la recomendación de la defensora por el pueblo por el arco del triunfo. Ha pasado año y medio y no se ha cambiado nada. Es decir, es ilegal, vulnera nuestros derechos... pero que más da?

En que se traduce esto? En que un joven que se haya marchado a otro país a buscarse la vida, si forma una familia mientras está fuera, lo va a tener muy complicado para volver. Porque casi nadie vuelve con oferta de trabajo y no todos tenemos 6000 euros en ahorros. Y obviamente, si no tienes garantizado que tu pareja va a tener permiso de residencia y trabajo, es obvio que no vuelves. En mi opinión, es una ley hecha a conciencia para evitar que los que nos fuimos regresemos y aumentemos las cifras del paro, o peor, traigamos inmigrantes con nosotros, que ya sabemos como nos las gastamos en este país con ese tema.  Yo soy sincera, si lo llego a saber antes de subirme al avión, no vengo. Y eso no es justo.

Como muchas otras cosas, se ha hecho a escondidas, para que nadie se queje. Da igual, en este país, en cuanto pronuncias la palabra "extranjero" ya tienes a mucha gente en contra. Pedir derechos para ellos es casi casi, pecado mortal. Pero es que esto no es solo un derecho para los extranjeros, es mi derecho como española a vivir en mi país con mi familia. 

Nosotros lo hemos podido solucionar porque hay un permiso de residencia por arraigo familiar, que se obtiene al tener un hijo español. Pero es apenas por un año y solo se renueva si se tiene trabajo. Es algo, pero es poco. Y de todas formas, yo ya estaba embarazada cuando vinimos, pero que pasa con las parejas que no quieren o no pueden tener hijos? Esas no tienen solución? Es eso justo???

Como ya conté, he tenido pesadillas pensando que teníamos que volver. He soñado que le deportaban, y sobre todo he soñado que se ponía enfermo y nadie le atendía (cosa que por cierto, sucedió, menos mal que no era grave). Lo que nos supuso que yo volviera a trabajar con un bebé de 7 semanas no lo repito porque ya lo he contado hasta el aburrimiento. Y todo esto, en el bucle del absurdo: Tarek sin residencia para no pedir ayudas del estado, y yo teniendo que pedirlas en asuntos sociales para poder sobrevivir. Todo el mundo coincidía en que era una situación totalmente ridícula. 

Nos ha costado 11 meses, muchas lágrimas, mucho estrés y muchas peleas. Nos ha supuesto que si mi embarazo ya era duro de por si, con esto ya fue una pesadilla. El postparto ya lo conté, inexistente, a los 3 días ya estaba corriendo por la calle haciendo papeleo sin descansar un minuto. Hemos perdido oportunidades laborales, estamos ahogando a nuestra familia, y nos está afectando a muchos niveles. No son 11 meses sin trabajo, son 11 meses sin permiso para trabajar. Ahora al fin podemos empezar a buscar. No exagero si digo que necesitamos un trabajo para Tarek con urgencia. Tiene buen currículum, idiomas, ha vivido en 4 países, no me creo que no podamos encontrar nada. 

Yo se que esta es mi guerra y no la vuestra, se que esto a muchos ni os va ni os viene. Pero yo necesito que se sepa, necesito hacer algo, necesito que esto cambie. Porque somos muchos en esta situación, porque son muchos los jóvenes españoles que no van a poder volver por esto, porque hoy he sido yo y mañana puede ser el sobrino, vecino, hijo, o conocido de alguien de vosotros. Porque ya vale, porque están haciendo con nosotros lo que quieren, porque no es justo, porque nadie se merece que le traten como nos han tratado a nosotros. Si yo me hubiera vuelto a Egipto por esto y nos hubiera pasad algo, quien hubiera sido responsable?

En cuanto al tema de la sanidad, ya no voy a entrar en el tema de retirar la tarjeta sanitaria a las personas sin papeles (creo que mi opinión es obvia) pero si me voy a meter en otra, la nueva ley por la cual, si un español pasa 3 meses fuera de España, pierde la seguridad social. Ya os conté el otro día el problema con mi tratamiento, que probablemente una vez que lo retome lo necesitaré de por vida. Y si volvemos a Egipto? Podría volver cada 4 meses a tratarme, pero ya no porque a los 3 habría perdido mi derecho a tener Seguridad Social... mola eh? 

De momento tenemos 10 meses de tarjeta, y mucha prisa para solucionar nuestra situación económica. Venceremos, por mis narices que venceremos, pero repito lo dicho en el post anterior, mi lucha no terminará hasta que no se cambie esta ley. 

Y aunque no sea la vuestra, os pido vuestra ayuda. Con asesoramiento, con ideas, o simplemente con apoyo. Para que este drama diario para muchas familias acabe de una vez. 

PD: No quiero dejar de agradecer a toda la gente que ya me ha ayudado en este camino. En especial, a Madi. Gracias, por todo, ya lo sabes!

sábado, 27 de septiembre de 2014

El cuento de los hombres malos que robaban sueños


Llevo 11 meses guardándome este post. Me va a costar un mundo no soltar sapos y culebras, de hecho no garantizo que lo consiga. Por cierto, advierto de antemano que cualquier comentario racista o que simplemente me toque las narices, lo voy a eliminar. Ya he avisado varias veces que este blog nunca fue una democracia. 

Erase una vez una chica joven que no tenía muy buena suerte. Vivía en un país con mucho sol y con buena gente, pero no conseguía trabajar para comer. Así que con todo el dolor de su corazón, y como muchos otros jóvenes, un día se subió a un avión y se fue a un país muy muy lejano para sobrevivir allí. 

En ese país muy muy lejano, ella tuvo que luchar mucho, pero consiguió trabajar y tener una vida. También conoció a un príncipe encantador y entre pirámides, desiertos y tés se enamoraron y se casaron. Eran felices, se querían mucho, y decidieron tener un bebé. Pero había unos hombres malos que llevaban tiempo intentando sembrar el caos en el país y justo en ese momento lo consiguieron. La chica se asustó mucho, se puso enferma, y le pidió al príncipe que se fuera con ella a su país. "Pero me dejarán vivir allí?" Preguntaron a los hombres listos que todo lo sabían en un sitio llamado embajada y les dijeron que si, que como estaban casados el príncipe podría vivir con la chica en su país. Así que cogieron un avión y se marcharon. 

Al llegar al país de ella, fueron corriendo a conseguir el papelito que le permitía vivir, trabajar y poder ir al médico, la ansiada residencia. Pero allí se encontraron con una bruja mala que les dijo las palabras malditas:

"Y con qué dinero pretendéis vivir?"
"Bueno, yo trabajo pero de momento poco, el resto nos ayuda mi familia"
"Ah, no, pues eso no vale. Tenéis que demostrar que tenéis dinero para vivir vosotros solos"
"Pero porqué, si estamos casados?"
"Pues porque hay muchos matrimonios falsos y la gente se aprovecha, así que hasta que no tengáis dinero, nada" 

La chica miraba su tripa de 14 semanas y no entendía nada. Como era posible que SU MARIDO no tuviera derecho a vivir en su país? Como pretendían que tuvieran dinero para sobrevivir si el no tenía derecho a trabajar y ella apenas se tenía en pie? Lo intentaron de todas formas, pero allá por enero llegó el veredicto: El no puede vivir aquí. Y la chica lloró, y se desesperó, y empezó a tener pesadillas sobre volver al país del que salió corriendo por miedo, o de que se llevaran a su marido. También soñaba que él se ponía enfermo y ningún médico le atendía, y que todo era por culpa de ella. Y cada día se ponía más enferma. 

Investigó e investigó y descubrió que efectivamente antes no hubieran tenido ningún problema solo por estar casados, pero unos hombres muy malos que robaban sueños cambiaron la ley en 2013 y ahora había que tener dinero o trabajo para esas cosas. Justo cuando muchos jóvenes se fueron a otros países a buscar un futuro, que casualidad. 

Siguió investigando y descubrió que mucha otra gente tenía el mismo problema que ella. Y que todos juntos acudieron a quien se supone que les tenía que ayudar, porque para algo se llamaba la Defensora del Pueblo. Y esta señora les dio la razón, diciendo que la ley era discriminatoria y que vulneraba el derecho a la vida en familia, y que había que quitar eso y volver a la situación de antes. Pero los hombres malos que robaban sueños no hicieron caso, y como habían hecho todo a escondidas y sin que nadie se enterara, nada cambiaba.

La chica lloraba y lloraba mientras su tripa crecía y crecía. Ella trabajaba lo que podía, pero estaba cansada, seguía encontrándose mal, y no podía más. Un día, trabajando, leyó un cartel y se dio cuenta de que a lo mejor allí podrían ayudarla, era un sitio llamado Asuntos Sociales.

En ese sitio 2 mujeres muy amables le dieron buenas noticias. Por un lado, su príncipe si tendría derecho a vivir y trabajar cuando tuvieran a su bebé. Faltaban 4 meses. Por otro lado, les ayudaron con un poco de dinero, cerrando así el círculo de la absurdez: Al príncipe no le daban la residencia para que no pudiera pedir ayudas, y la chica tenía que pedirlas porque el príncipe no tenía residencia.

Llegó un bonito día en el que nació el principito. Nada más salir del hospital, la chica, en vez de descansar y recuperarse, salió corriendo a la calle para conseguir todos los papeles que su príncipe necesitaba para conseguir la residencia de marras. Tras 17 días, con muchos nervios, al fin entregaron todo, esperando tener al fin una respuesta positiva en unas 4 semanas, para que el príncipe empezara a trabajar.

El tiempo pasaba y la residencia no llegaba. Llegó el día en el que el príncipe tenía que empezar a trabajar y seguía sin llegar, así que la chica tuvo que ir en su lugar. Su bebé tenía 7 semanas y lloró mucho, ella también. Cada vez que salía de casa se le rompía un poquito más el corazón, y odiaba mucho más a esos hombres que robaban ya no solo sueños, si no todas sus oportunidades de salir adelante, además del bienestar de su bebé.

Un buen día la chica decidió llamar y preguntar por los papeles. Otra bruja mala le dijo que iban a tardar un mes y medio más de lo esperado, y le colgó el teléfono. La chica lloró y lloró, porque el príncipe tenía una oferta de trabajo muy buena y ella no podía creer que fueran a perder la oportunidad una vez más. La mamá de la chica le dijo que no llorara más y se buscara un caballero con armadura para defenderla, un señor llamado Abogado. El señor abogado mandó una carta diciendo que el pobre bebé tenía derecho a vivir decentemente y que así no había manera, y nuestros protagonistas se sentaron a esperar. Se fueron a ver el mar unos días, intentando descansar, pero todos los días comprobaban si al fin había noticias. Nada.

Volvieron a su casa y al día siguiente encontraron un papel en el buzón con el nombre del príncipe, una carta le esperaba. Fueron a buscarla, ambos temblando de los nervios, era el veredicto final. Cuando la chica vio que al fin lo habían conseguido gritó, lloró y saltó. Jaque.

Al día siguiente fueron a pedir la tarjeta. Había que esperar 30 días. Pasaron despacio, pero al fin, un 26 de septiembre de 2014, la chica, el príncipe y su bebé recogieron su tesoro, la tarjeta de residencia. Y la chica, delante de la comisaría, bailó una deliranza con su bebé en brazos. Jaque mate a los hombres malos. Habían pasado 11 meses y 9 días, pero ella había ganado.

Gané, pero a medias. Porque habré ganado del todo el día que consiga mi propósito. Que esto se sepa. Que a hurtadillas y sin que nadie se enterara, el gobierno de este país se lo ha montado muy bien para que muchos de los que en su día nos fuimos no podamos volver. Y lo han hecho de la manera más cruel y rastrera, no dejándonos traer a nuestras familias.

Soy española, y tengo derecho a vivir en mi casa. Tengo derecho a vivir aquí con mi marido y mi hijo, sin pasar el infierno que hemos pasado. Lo que habéis hecho es ilegal de mil maneras diferentes y queráis o no, esto lo vamos a cambiar. Porque nunca más vais a volver a tratar a mi marido como si no tuviera derecho a estar con su familia.

Continuará....

jueves, 25 de septiembre de 2014

Psoriasis: Días para no salir de la cama....


Ayer tuve cita en Dermatología por la Psoriasis, con la intención de retomar la terapia biológica que tan bien me fue en su día. 

Iba super ilusionada, pensando que más o menos a final de año podría retomar el tratamiento y en poco tiempo vería la mejoría de nuevo. Sabía que podía haber problemas, porque ya sabía por la experiencia anterior que a veces había efectos secundarios al retomar el tratamiento, pero esperaba de verdad que todo fuera bien y pudiera retomarlo. 

Llegué a la cita y 3 doctoras muy jóvenes fueron repasando mi historial, viendo las lesiones, etc. La verdad es que fueron muy amables, y se pararon mucho en los detalles. Al terminar, llamaron a su adjunto, uno de los médicos que me había tratado anteriormente en la UMA. Tras preguntarme que porqué abandoné el tratamiento sin avisar (con la cantidad de jóvenes que abandonan España me parece que muy raro no era, en fin) y cuando ya estaba pidiéndome las pruebas para retomar el tratamiento, se me ocurrió preguntarle que qué pasaba cuando quisiera tener otro hijo. Y ahí vino la bomba. 

Resumiendo: La terapia biológica, cuando se retira, da 2 problemas. El primero, que aumentan los efectos secundarios. El segundo, que disminuye la eficacia. En mi caso ya lo he abandonado una vez, pero abandonarlo una segunda conllevaría que no podría volver a retomarlo. Y de momento, el tratamiento hay que abandonarlo un par de meses antes de buscar un embarazo. Vamos, que o me trato ahora y no tengo más hijos, o no me trato hasta que no decida no tener más. 

Me dieron cita en un mes (que por cierto, el que repartía los turnos para pedir cita me hizo saltarme unas 200 personas de cola para que sacara a PF del hospital, de hecho casi no nos dejan entrar con él) para "que me lo piense", pero sinceramente, no se que me tengo que pensar porque creo que es evidente que no voy a dejar de tener más hijos por el tratamiento por muy mal que esté. 

Nada más salir del hospital me senté en un banco y me pegué una buena llorera. No es justo. No me quedan uñas de las manos, tengo afectadas 3 en los pies, estoy siempre a punto de arrancármelas en cuanto me doy un golpe y me duelen los zapatos. Y como afecta a mi vida en general ya lo conté en el último post al respecto. Además... y ahora que hago si decidimos volver a vivir en Egipto??? (Post mentando a la madre de todo el gobierno gestándose en 3, 2, 1...)

Quiero coger a mi hijo sin miedo, joder. Y quiero poder elegir cuando quiero darle un hermano o hermanos, sin pensar en el tema tratamiento. Y no quiero sentirme culpable por haber abandonado ya una vez, porque cuando empecé este tratamiento tenía 26 años y era más que evidente que en algún momento tendría que dejarlo (cierto es que en ese momento no se sabía lo que pasaba cuando se retiraba). Y no quiero morirme de miedo cada vez que mi hijo que me coge un dedo, que encima el pobrecillo solo quiere estar con su madre y le importa un carajo como tenga las uñas. Y quiero cabrearme pero nadie tiene la culpa. Y siento que es injusto y me siento mal porque se que podría ser peor. 

Me dicen que no tire la toalla, pero es difícil cuando no puedes optar al único tratamiento que te ha funcionado en 10 años. Estoy más que dispuesta a probar otras cosas pero sinceramente, no tengo mucha esperanza de que funcione. Creo que no me queda otra que resignarme y empezar a quitarme el miedo a arañar a mi hijo. Hoy le baño yo sola, por mis narices que lo hago. 

Si es que hay días en los que preferiría no moverme de la cama... 

PD: Esto va para las personas que captan socios para la Cruz Roja. Cuando una persona sale llorado de un hospital, es MUY mala idea pedirle hacerse socio de nada. Un poco de tacto, por favor. 

2ºPD: Y esto va para el personal médico. Cuando un paciente está siguiendo un tratamiento debería estar informado de TODO, no descubrir las cosas 2 años después cuando le da por preguntar. Si yo no llego a preguntar por el tema embarazos, podría haber retomado el tratamiento sin saber todo esto. 

lunes, 22 de septiembre de 2014

4 Meses


PF y su juguete favorito

Que hace ya más de una semana que los cumplió pero no me da la vida para ponerme al día.

En este último més, PF ha crecido una barbaridad. No en peso y en talla, menos mal, porque ya tocaba que frenara un poco, pero si en habilidades. 

Está ya en 8,300kg y 66,5cm. Vamos, que le pongo ropa de 6 meses y se me ha quedado un montón de ropa pequeña casi sin ponerle (menos mal que todo es hererdado porque si no me daría muchísima rabia). Cuando le pusimos las vacunas tuvo reacción y se puso con 38 de fiebre. Le di paracetamol (la primera vez que le doy una medicina desde que nació) y en nada ya le había bajado, pero durante un par de horitas me dio mucha pena. No quiero ni pensar cuando se ponga malito de verdad. 

La diferencia desde Agosto a ahora es brutal. Mientras estábamos en Benidorm empezaba a agarrar con fuerza y destreza cosas como las toallas, algún juguete... Ahora es todo un experto y todo lo quiere: Tiene su juguete favorito, una especie de cuadrado con gomas y bolas de madera que coge muy bien porque es finito. El mordedor, aunque congelado, insiste en cogerlo él y hace un ratito, con toda la seguridad del mundo, me ha quitado una toalla de la mano y se la ha metido en la boca (que lo hace desde hace tiempo, pero lo ha hecho con tal convicción y seguridad que nos ha hecho mucha gracia). Pero su juguete favorito soy yo. Le encanta cogerme de la nariz, del labio, la teta cuando mama (hasta la abraza y todo, que adoración tiene) y sobre todo de las manos para morderlas. Tengo la mano llena de cortecitos, más que un bebé parece que tengo un cachorro de perro. El diente ya no lo vemos, pero tiene que estar por algún lado porque si no no entiendo a que viene que me haga tantas heridas. También hizo un intento de quitarle a Tarek un trozo de queso de la boca, pero eso si que no, que hasta los 6 meses no le vamos a dar nada. 

También nos suelta unas charlas increíbles. Empieza con cara de hippy fumado diciendo aaaaahhh y ohhhh y acaba lanzando grititos superagudos, de esos que parece que van a romper las ventanas. Tarek dice que se cree ballena y que está intentando comunicarse con sus amigos del mar. Le decimos que no le oyen, pero el lo sigue intentando. 

Si ya le gustaba el agua ahora es pasión. En la bañera se dedica a sacudirse y a salpicar medio baño, todo con una cara de felicidad absoluta. También ha aprendido a hacer unas croquetas estupendas acompañadas por giros de 360 grados, y arrastramientos en el suelo en plan militar. Todo bajo la atenta mirada de los perros, que se tumban a su lado en cuanto tienen oportunidad. Pobre niño, la de pelos de perro que va a tragar. 

Lo que odia con todas sus fuerzas es el coche. Además Tarek ya no tiene carnet (el Internacional caducó) y conduzco yo, por lo que mi táctica de darle el pecho en el coche se fue al garete. Ha tenido algún perraque gordo, pero más o menos lo vamos capeando y parece que cantando un poquito y distrayéndole la cosa va funcionando poco a poco. También le cambiamos la silla, nos regalaron un grupo 0 más decente que el maxicosi del carrito y va más cómodo y sobre todo más seguro, los anclajes son mejores. 

Tal y como es normal, ahora duerme un poquito menos o más bien tiene más despertares, duerme más a trozos. Pero por el libro de Rosa Jové ya se que es totalmente normal y hasta lo esperaba. No me puedo quejar, apenas hemos tenido noches malas. 

Se rie con todo el mundo, sonríe en cuanto le hablas en general es un niño bastante majete. Poco a poco empieza a mostrar cierta "mamitits" y yo encantada, ya era hora de que se notara que tiene una madre. Ahora cuando voy a trabajar ya no lo pasa mal por hambre, lo pasa mal porque sabe de sobra que no estoy y me da mucha pena, pero a la vez me alegra comprobar que no le soy indiferente. 

Y creo que este es el resumen del mes. Le veo super mayor, super hábil y sobre todo super divertido y simpático, nos lo pasamos genial hablando y practicando eso de coger cosas y hacer la croqueta. Muero de amor cada vez que me agarra, cada vez que me sonríe, y cada vez que se duerme a  mi lado con cara de satisfecho. Y es que sin duda PF es lo mejor que he hecho en la vida. 

jueves, 18 de septiembre de 2014

Pensando en el futuro


Que al final eso de que una familia te amuebla la cabeza va a ser verdad. 

Desde que nació PF y sobre todo desde que todos en esta casa estamos documentados e intentando organizar una vida en condiciones, empezamos a pensar en nuestra economía futura y como poder ayudar a PF cuando sea mayor. Bueno, vamos a decir la verdad, Tarek empezó a pensar, que para algo es el experto. 

Empezamos a plantearnos el tema vivienda en un futuro, seguros, etc. Pero una de las cosas que yo quiero hacer es poner unos ahorros a su nombre. No espero que le solucionen la vida, pero mi abuela hizo algo similar conmigo y al cabo de los años con ese dinero me pude comprar mi coche, pagar el primer año de seguro, y me sobró una pequeña parte que me ayudó en mis primeros meses viviendo sola. Sin ese coche, esos 100 km que hacía cada día para ir a trabajar y después a la universidad hubieran sido una barbarie de horas en transporte público, así que siempre estaré agradecida a mi abuela por esa previsión nada más nacer yo. 

Tras estos años de crisis y ver lo que ha pasado con muchos bancos y cajas, es más importante que nunca elegir el producto de inversión adecuado y sobre todo, la entidad adecuada. Y eso puede ser una locura, porque se juntan un montón de factores, al menos para mi. Solo para abrir una cuenta para mi marido llevamos ya más de una semana de investigación. Entre los que descarto por motivos éticos y los que me cobran una pasta en comisiones (cierta entidad me cobró 3 euros por hacer un ingreso.... ejem), la lista de bancos a elegir es bastante reducida. Y por eso, estoy valorando bancos que en un principio me eran más desconocidos, pero no por ello menos fiables. 

Uno de los bancos de los cuales me llegó información y que me ha sorprendido bastante el Banco Mediolanum. Con un poco de investigación, yo que estoy un poco pez en estas cosas, descubrí que en 2013 el Banco de España limitó las rentabilidades a un 2,75%. Los bancos extranjeros si que estaban ofreciendo un 3%, pero su fondo de garantía no depende de España si no del país de origen del banco. En cambio, Mediolanum llegó a ofrecer varios productos con rentabilidades al 5%, y está integrado en el Fondo de Garantía de Depósitos español, que cubre hasta 100.000 euros por titular y entidad. Actualmente las condiciones de mercado han cambiado, pero Mediolanum sigue teniendo algunos de los productos con más rentabilidad del mercado, como este depósito 2.0. Sin investigar mucho más, mi opinión es que en los tiempos que vivimos vale la pena obtener la máxima rentabilidad pero sin perder de vista las garantías que nos ofrecen. Ahora solo falta organizarnos la vida para que en poco tiempo podamos hacerlo realidad. 

Vosotros hicisteis alguna planificación similar cuando nacieron vuestros hijos? Os atreveríais con un banco en principio menos conocido u extranjero? Algún consejo para abrir una cuenta en condiciones?

martes, 16 de septiembre de 2014

Psoriasis en embarazo y postparto


Gracias a Acción Psoriasis por la documentación

Hubo un momento en mi vida en el que pensé que nunca más volvería a hablar de Psoriasis en este blog. Por desgracia, me equivoqué.


Mientras estuve en Egipto ya os comenté alguna vez que los brotes volvieron, aunque flojitos. Para la boda lo solucionamos con uñas postizas y por lo demás, aunque si estaba preocupada y planteándome como volver a tratarme, la verdad es que la psoriasis no me causaba demasiado problema a nivel de manos. En los pies en cambio, las uñas de los pulgares las tenía bastante mal hasta el punto de arrancármelas en 2 golpes desafortunados. Pero en fin, ese no es el tema. 

Cuando me quedé embarazada, nada más saberlo pedí una cita con el ginecólogo al día siguiente. Era pronto todavía, apenas 4 semanas y ni siquiera me iban a hacer una eco, pero mi principal preocupación era el tema del ácido fólico. Hace muchos años había estado en tratamiento con Metrotrexate (que precisamente para la producción de ácido fólico) y aunque generalmente al mes de dejar el tratamiento los niveles vuelven a la normalidad, yo quería estar segura y tener clara la dosis, porque sospechaba que un exceso de ácido fólico tampoco me iba a ayudar. 

El ginecólogo me tranquilizó diciendo que un 50% de las mujeres con psoriasis mejoran durante el embarazo. Efectivamente tenía razón, se pueden consultar los datos aquí. En cualquier caso, consultó con una dermatóloga, que me recetó el doble de ácido fólico de lo normal (2 pastillas al día en vez de 1, que por lo que he podido investigar después no creo que fuera necesario)  y aquí paz y después gloria. En un principio mi psoriasis ni empeoró ni mejoró. 

Durante el segundo trimestre si que noté un ligero empeoramiento. Coincidió con que yo ya quería dejar el ácido fólico, pero tanto ginecóloga como matrona (ya en España) me decían que no, que debía tomarlo todo el embarazo. Nunca descubrí si realmente ese ácido fólico me iba a afectar o no en ese sentido, el caso es que si que lo retomé en el segundo trimestre y creo que fue ya a finales del tercero cuando lo dejé y me quedé solamente con el suplemento de yodo (que según mi matrona era más importante de mantener durante todo el embarazo que el ácido fólico). 

En cuanto al tratamiento, yo había leído en algún sitio que la terapia biológica que yo seguía antes de irme a Egipto no era compatible con la lactancia. Me planteaba el dilema de no tratarme y mantener la lactancia, o destetar a los 6 meses para poder tratarme, opción que no me hacía ninguna gracia, pero también tenía claro que no podía estar así durante 2 años. Pero un par de meses antes de nacer PF, me dio por comprobarlo en e-lactancia y... sorpresa! Riesgo 1, era compatible (a día de hoy el nivel se ha reducido a riesgo 0, no pasa a la leche). El día antes de ponerme de parto fui a mi médico de cabecera para pedir que me derivaran a dermatología y tras un par de pasos intermedios (hay que pasar por un centro de especialidades), finalmente me verán a finales de septiembre. Todavía no tengo claro que va a pasar, pero tengo la esperanza de poder volver a la terapia biológica porque realmente la necesito. 

Por desgracia, el empeoramiento en el postparto fue casi inmediato y bastante virulento. A día de hoy, literalmente no me quedan uñas en las manos, las tengo totalmente levantadas. Dejando a un lado el tema estético y el dolor, lo que mas me revienta... es que me da miedo coger a PF. 

Tengo la constante sensación de que le voy a arañar y hacer daño. Al principio Tarek empezó a cambiarle pañales porque yo me estaba recuperando pero es que a día de hoy es una rutina, el le cambia, le viste y le baña mucho más que yo, porque yo me siento insegura tocándole. Y ahora, que todo se lo hecha a la boca, incluido mis manos, me paso el día pensando que le voy a arañar la boca, o que le voy a hacer sangre o algo similar. También están los momentos en los que me coge los dedos y me los aprieta, y yo, en vez de disfrutarlo, tengo que apartarle porque me hace muchísimo daño en las uñas. La psoriasis me habrá molestado para muchas cosas, pero esta es sin duda, la que más me duele. Quiero estar sana para poder coger a mi hijo sin miedo. 

No se que pasará cuando vaya a la cita, pero siempre he confiado mucho en el equipo que me trata. El consuelo que tengo es que PF ha sacado la piel de su padre. A lo mejor, con un poco de suerte, la genética ha sido generosa y no heredará mi enfermedad. 

A finales de mes os cuento más! 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Elementos para mantener la cordura I: El porteo

Dentro de la llamada crianza respetuosa hay determinadas actividades "polémicas" tales como el porteo, el colecho, la lactancia a demanda, etc que parece que causan controversia, unas más que otras. Generalmente los detractores suelen hablar de apego insano y de niños dependientes, y los partidarios presentan mil y un estudios sobre los beneficios, sobre que es lo que siempre se ha hecho, etc, etc, etc. 

Pues bien, yo voy a simplificarlo mucho. Hay cosas que me hacen la vida más fácil, punto. Cosas sin las cuales yo probablemente sería un ser ojeroso y estresado. Cosas que facilitan que cuando me pregunten que tal la maternidad, pueda responder "estupendamente" con una sonrisa. Cosas que han hecho que no me vuelva loca. 

Una de ellas ha sido el porteo. Que nos ha costado y nos cuesta, pero oye, que ganas de irle cogiendo el truco cada vez más. 

La idea original era empezar con un foulard elástico que nos pasó Madi. Probamos antes del parto, investigamos nudos y la verdad es que yo tenía muchas ganas, Tarek no tantas porque no lo veía claro. A las 2 semanas de llegar a casa decidimos probar... PF se quejaba amargamente. Mierda. Con las ganas que teníamos de portear, a ver si ahora el niño no va a querer. Volví a probar en casa una semana después. Bien, niño contento, madre cómoda.... Pero daba un calor de narices. Estábamos ya a finales de mayo - principios de junio y nos pareció que tantos metros de tela no eran precisamente lo ideal para ese momento. La única vez que porteamos con el foulard en la calle fue un día que hubo una tormenta tremenda. 


Única vez que porteamos con foulard en la calle

Aconsejados por nuestra Doula (pon una Doula en tu vida!), decidimos probar una bandolera. La intención inicial era probarla y si nos cuadraba ya comprarla, pero no encontrábamos nadie que nos pudiera prestar una y yo cada vez tenía más ganas, así que finalmente nos fuimos a Mamá Libélula en Tres Cantos a comprar la última que les quedaba en ese momento. Nos enseñaron a ponérnosla y salimos encantados, al fin podíamos portear. 

La bandolera tiene mucha menos tela y por tanto también da mucho menos calor. Pero también reparte peor el peso, y al principio la tela no desliza bien por las anillas, por lo que a mi me costaba un triunfo ajustármela. Era la única pega que tenía, que me la tenía que poner Tarek porque yo era incapaz de hacerlo sola. Con el tiempo ha ido mejorando el asunto y ya soy capaz al menos de ajustarla, aunque tengo que reconocer que en gran parte es patosez mía, el resto de mujeres que conozco no tienen problema ninguno. 

Con la bandolera descubrimos las bondades del porteo. El primero y más importante, que tanto a PF como a nosotros nos encanta. Podríamos hablar infinitamente sobre los beneficios de tenerlos cerca, de la posición ergonómica, etc, pero yo me voy a centrar en lo mio. A mi el porteo me facilita la vida. 

Que el niño quiere brazos y su madre apenas puede sujetarle más de 5 minutos porque pesa un montón? Bandolera. 
Que el niño no consigue dormir y está en uno de esos momentos que no quiere teta y está super nervioso? Bandolera
Que tengo que hacer cosas y el niño quiere estar pegado? Bandolera
Que nos vamos de vacaciones a visitar una cueva en la que obviamente no puedo entrar con carro? Bandolera
Que voy al banco, ese en el que mi carro no pasa por la puerta? Bandolera. 

Y podría seguir hasta el infinito, pero creo que queda claro. Para mi desde luego lo más práctico es que PF se relaja y se duerme. Que en un día normal seguramente lo haría igual en brazos o en la teta, pero ha tenido días cruzados en los que no se tranquilizaba con nada y era mano de santo. 10 minutos de paseíto en bandolera y niño dormido. 

El "no va más" ya vino cuando aprendí a portear y dar teta a la vez. Liberación absoluta. Se acabó buscar un banco, o lo que fuera donde me pudiera sentar (que hablando de PF era bastante a menudo). Se acabaron las posiciones imposibles. Se acabó el voy con prisa. Portear y amamantar a la vez es genial, le tienes cerca, os podéis ir mirando y a la vez te evitas posturas incómodas y dolor de espalda y brazos. Soy muy fan. 


PF en la bandolera, mamando a la vez, mientras una servidora se come una pizza

Ya sabéis que también tenemos un Mei Tai, que oficialmente es a partir de los 6 meses, pero teniendo en cuenta que el enano ya supera los 8kg y es bastante grandecito de talla, el otro día decidimos probar. Que maravilla!!!!! Más fácil de poner, más cómoda, reparte mejor el peso, PF duerme más cómodo y además es chula a más no poder. Ahora ya el carro es solo para momentos imprescindibles, para todo lo demás... Mei Tai. 


Flipando con los árboles en el Mei Tai

El problema es que esto engancha. Tarek vio una Emeibaby en Ikea y se nos hace la boca agua solo de pensarlo, pero después vió una Manduca y anda comparando. Yo, para el verano que viene quiero una Tonga como sea. También me han recomendado que me haga con un foulard tejido, pero no lo tengo muy claro. Y ya ando pensando que abrigo usar para portear este invierno. Si, soy una yonkie total. 

Y vosotras, cual es vuestro portabebés favorito? También os ha facilitado la vida?